Según ha explicado la Policía en una nota, la vida del accidentado corrió grave riesgo, ya que el hombre llevaba más de cinco horas en el pozo tras caer cuando se había internado en el edificio buscando un lugar donde pernoctar. Así, en la oscuridad, se había precipitado por la boca de un pozo industrial de mas de seis metros de profundidad que se encontraba anegado por aguas estancadas. Además, en la caída la persona había quedado conmocionado y se había fracturado uno de sus brazos, por lo que corrió un grave riesgo de fallecer ahogado. Cuando fue rescatado, sufría una importante hipotermia por haber pasado mas de cinco horas sumergido en agua.

El rescate se produjo sobre las 8,40 horas, cuando una policía fuera de servicio que había dejado a sus hijos en el colegio alertó que cuando se dirigía a subir a su vehículo había podido oír lamentos y gritos de auxilio muy apagados provenientes de los cercanos edificios en ruinas de unas viejas bodegas de vino en desuso. Una vez en el lugar de los hechos, los agentes, tras forzar una de las laminas metálicas de la vieja puerta de acceso principal, localizaron el origen de los gritos de auxilio en el fondo de un pozo industrial situado en el medio de la nave principal, pudiendo observar a través de la boca del mismo en el fondo al varón. Fueron los bomberos los que lograron descender mediante escalas al interior del pozo y sacar con vida a la víctima, que fue inmediatamente trasladada al Hospital de Jerez con pronóstico grave, aunque su vida no corre peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.