Ante las noticias difundidas públicamente sobre la detención del propietario de la tienda Pekebebé de Jerez y su cierre, los dueños del negocio solicitan el respeto a la presunción de inocencia de todas las personas involucradas en este asunto, que está bajo investigación judicial.

La dirección de Pekebebé va a prestar a la justicia toda la colaboración para aclarar las circunstancias que han llevado al cierre de la empresa y responderá ante los clientes que se han visto afectados por esta situación que el negocio lamenta profundamente. Por ello reclama que cese el injusto juicio paralelo que se ha producido en estos días en las redes sociales, con acusaciones e insultos personales que no van a tolerar. 

Los propietarios de Pekebebé nunca han actuado de mala fe ni con intención de estafar, por lo que defenderán su honorabilidad y derecho a la intimidad, si es necesario con denuncias y querellas, ante las acusaciones e insultos que están recibiendo en público y que están manchando la imagen de la empresa y de la familia del propietario, de quien se ha llegado a difundir públicamente su fotografía y dirección, con el riesgo personal que eso conlleva. 

La dirección de Pekebebé ha puesto ya el caso en manos del bufete jerezano Roberto Carlos Ortega Abogados, y está recabando toda la información necesaria para responder ante la justicia de lo sucedido y aportar las pruebas de su buena fe. También ha denunciado ante la Policía Nacional los comentarios en redes sociales que manchan su honorabilidad e invaden su intimidad, por si pudieran ser constitutivos de delito. Actuará de la misma manera ante cualquier nuevo comentario o publicación que se consideren lesivos para sus intereses empresariales y personales.